Ley Del Teletrabajo En Chile: Todo Lo Que Debes Saber

¿Te gustaría sumar talento chileno a tu empresa pero no sabes por dónde empezar? Si piensas expandir tu equipo de trabajo y tienes en mente incorporar trabajadores de dicho país, es importante que conozcas qué dice la ley laboral al respecto. Para ser más precisos ¿qué establece la Ley del teletrabajo en Chile? En este artículo te damos los detalles.

Talin Terzakyan
Written by Talin Terzakyan
febrero 17, 2022
 
Algunos pocos años atrás, el teletrabajo en Chile era una rareza, una actividad que solo cierto segmento de profesionales tenía la suerte de poder llevar a cabo. Gracias a la transformación digital de los últimos tiempos han aparecido cada vez más oportunidades de trabajo remoto para el talento chileno.

Sin embargo, no ha sido hasta la emergencia sanitaria derivada de la pandemia que surgió la imperiosa necesidad de regular esta práctica laboral en todo el mundo, siendo Chile no una excepción; así nació la Ley del teletrabajo

A continuación detallamos  el origen de esta normativa así como los detalles debes conocer si buscas teletrabajadores en el país.

¿Cómo y cuándo surgió la Ley del teletrabajo en Chile?

Como en muchos países de Latinoamérica, Chile vivió una fuerte transformación dentro del mercado laboral a causa de la crisis sanitaria. Chile implementó una de las medidas más estrictas de confinamiento, orillando a muchas empresas a apostar por el trabajo a distancia o teletrabajo; por ello, miles de personas incursionaron en esta modalidad laboral. 

Debido a esto, el 26 de marzo de 2020 se publicó en el Diario Oficial la Ley Nº 21.220, conocida como Ley del Teletrabajo, misma que  empezó a surtir efectos el 1 de abril de dicho año y resultó en la modificación del Código de Trabajo chileno a efecto de incluir la normatividad relacionada con  el distancia y teletrabajo. 

En concreto, la ley introdujo modificaciones en el Artículo 22 del mencionado Código e incorporó un nuevo capítulo en el Título II denominado “De los contratos especiales”. Como podemos inferir, se entiende al teletrabajo o trabajo a distancia como una relación laboral en la que se establece en el  contrato  la utilización de medios tecnológicos, informativos o de telecomunicaciones para la prestación de servicios

El proyecto de esta ley surgió en 2018 con el objetivo de atender la creciente tendencia del uso de las tecnologías y nuevas formas de comunicación como herramientas de inclusión laboral. La idea detrás de esta iniciativa era propiciar el desarrollo de los trabajadores remotos, sin que esto representara un menoscabo en sus condiciones laborales o salariales. 

Así, la ley del teletrabajo chilena surgió para proteger los derechos del talento y establecer las obligaciones de los empleadores bajo este sistema laboral

Como consecuencia, desde abril de 2020 todas las empresas que quieran contratar trabajadores en el país para desarrollar su actividad de forma remota, tienen que adecuarse a los lineamientos de esta ley. De ahí la importancia de conocer la legislación local si buscas sumar empleados del país a tu empresa.

Ley del teletrabajo en Chile ¿qué aspectos regula?

Entender los alcances de la Ley del teletrabajo en Chile puede parecer difícil a primera vista, por ello es natural que surjan numerosas dudas. 

Pero ¡descuida! vamos a resumir en 5 puntos los principales aspectos que regula la ley del teletrabajo en Chile:

 

1. Distinción entre trabajo a distancia y teletrabajo

Lo primero que establece la ley laboral en materia de teletrabajo en Chile es la distinción entre trabajo a distancia y teletrabajo.  

En los términos de esta norma, el trabajo a distancia es aquel en el que el trabajador presta sus servicios, total o parcialmente, desde su domicilio u otro lugar distinto al establecimiento o instalaciones de la empresa.

Mientras que el teletrabajo tiene lugar cuando los servicios que presta el empleado se ejecutan a distancia y se realizan utilizando medios tecnológicos, informáticos o de telecomunicaciones o si el trabajo debe reportarse mediante estos medios.

Más allá de esta distinción, los trabajadores que prestan servicios a distancia o en teletrabajo gozan de todos los derechos individuales y colectivos contenidos en el Código de Trabajo. Por lo tanto, las responsabilidades de este Código son aplicables a todos los empleadores que contraten colaboradores en el país sin importar la modalidad de trabajo. 

2- Contrato laboral

Uno de los puntos destacados de la Ley de teletrabajo en Chile es sobre el contrato laboral. La normativa establece que empleados y empresas pueden pactar en el contrato laboral o en documento anexo al mismo, la modalidad de trabajo a distancia o teletrabajo, al inicio o durante la vigencia de la relación laboral.

Además de contener los datos personales, la naturaleza de los servicios a prestar, monto, forma y periodo de pago, el contrato de trabajo a distancia o teletrabajo debe contener lo siguiente:

  • Indicación expresa de que las partes han acordado la modalidad de trabajo a distancia o teletrabajo. Aquí se debe especificar si será de forma total o parcial.
  • El lugar o los lugares donde el trabajador prestará los servicios. También puede acordarse que el colaborador elija libremente dónde ejercerá sus tareas.
  • Período de duración del contrato. Este puede ser indefinido o por un tiempo determinado.
  • Mecanismos de supervisión o control que utilizará el empleador.
  • Duración y distribución de la jornada laboral. 
  • Tiempo de desconexión.

Por otro lado, en un plazo máximo de 15 días se debe registrar el acuerdo entre ambas partes de manera electrónica en la página web de la Dirección del Trabajo. Esta actúa como entidad fiscalizadora. 

3. Jornada laboral en teletrabajo

Algo que también resulta fundamental conocer sobre la ley de teletrabajo en Chile es el tipo de jornada laboral que se puede establecer. 

En principio, el trabajo a distancia está sujeto a las reglas generales de jornada de trabajo contenidas en el Código. Es decir:

  • La duración de la jornada ordinaria no puede exceder de 45 horas semanales.
  • Esta no puede distribuirse en más de 6 ni en menos de 5 días. 
  • La jornada diaria no podrá ser superior a 10 horas. 

El empleador debe implementar un mecanismo fidedigno para registrar el cumplimiento del horario bajo esta modalidad.

Por otra parte, si las tareas del trabajador a distancia lo permiten, se puede pactar que este distribuya libremente su jornada en los horarios que mejor se adapten a sus necesidades. Esto siempre y cuando se respeten los límites máximos de la jornada diaria y semanal y el día de descanso. 

En el caso del teletrabajo, se puede acordar que el trabajador quede excluido de la limitación de jornada. Sin embargo, esta excepción queda sin efecto en caso de que el empleador ejerza una supervisión o control detallado sobre la forma y momento en que se desarrollan las labores.

Tanto el trabajador a distancia que distribuya libremente su horario, así como el teletrabajador tienen derecho a un periodo de desconexión. Este debe ser de al menos 12 horas continuas en un periodo de 24 horas. 

4. Equipamiento, elementos de trabajo y pago de servicios.

¿Qué debes garantizar como empleador a los trabajadores remotos de Chile? Según la Ley del Teletrabajo la obligación de las empresas que contratan colaboradores bajo esta modalidad son: 

  • Proporcionar los equipos, herramientas y materiales para el trabajo a distancia o para el teletrabajo. En este punto se incluyen los elementos de protección personal.
  • Asumir los costos de operación, funcionamiento, mantenimiento y reparación de equipos.
  • No obligar al talento a utilizar elementos de su propiedad para el desarrollo de su labor. 

5. Principio de reversibilidad. 

Uno de los puntos claves de la ley de teletrabajo en LATAM es el principio de reversibilidad. Precisamente, en la legislación chilena debemos decir que también se aplica este principio.

“En caso de que la modalidad de trabajo a distancia o teletrabajo se acuerde con posterioridad al inicio de la relación laboral, cualquiera de las partes podrá unilateralmente volver a las condiciones originalmente pactadas en el contrato de trabajo, previo aviso por escrito a la otra con una anticipación mínima de 30 días”. 

Es importante decir que esta condición aplica cuando el vínculo laboral migra de un formato presencial a otro remoto. Si el teletrabajo se establece desde el inicio del vínculo laboral, será siempre necesario el acuerdo de ambas partes para adoptar el trabajo presencial.

Cumple con el compliance de los contratos en Chile

Genera contratos en segundos. Nos aseguraremos de que cumplas con la legislación laboral local, independientemente de dónde viva tu equipo.

Conoce más con un Demo

Contrata talento chileno cumpliendo con la ley del teletrabajo 

De acuerdo con las últimas cifras recogidas por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) el 12,9% de las personas trabajadoras realiza labores a distancia o bajo la modalidad de teletrabajo en Chile. Esto demuestra que el trabajo remoto ha llegado para quedarse en el país. 

¡Y también es una prueba de que el talento chileno elige el trabajo remoto cada vez más!

Para las empresas esto representa un mercado de trabajadores a distancia que no para de crecer. Básicamente, más oportunidades de encontrar a los colaboradores adecuados para conformar el equipo global que necesitan. 

Si es ese tu caso, queremos presentarte Deel, una solución para celebrar contratos laborales internacionales en cuestión de minutos y sin necesidad de conocer la legislación local. 

Estás a tan solo un clic de sumar talento chileno a tu compañía. Regístrate ahora y descubre todos los detalles.

Deel hace muy simple el crecimiento de los equipos remotos e internacionales.
¿Estás listo para empezar?

+

Países

+

Clientes

+

Firmas legales

+

Monedas