Montar Tu Oficina En Casa

Cómo Montar Tu Oficina En Casa: Guía Completa

Crear un espacio de trabajo productivo cuando se trabaja a distancia no es una tarea fácil. Lee nuestro blog para saber cómo montar tu oficina en casa correctamente.

Talin Terzakyan
Written by Talin Terzakyan
enero 20, 2022
Contents
Need help onboarding international talent?
Try Deel

Tanto si eres un aspirante a trabajador remoto como si solo trabajas desde casa temporalmente, necesitarás tener un entorno de trabajo cómodo y productivo. Para asegurarte de que tienes una oficina en casa eficiente, hemos recopilado una guía que te orientará en el proceso.

Planificar con antelación

La clave para montar tu primera oficina en casa está en una buena preparación. En primer lugar, identifica tus necesidades y preferencias a la hora de trabajar. ¿Prefieres estar sentado o de pie? ¿Necesitas tranquilidad absoluta? ¿Necesitas algún equipo adicional? Una vez que sepas lo que necesitas y te gusta, podrás planificar con antelación y sacar el máximo partido a tu espacio de trabajo.

A continuación, mide el lugar que piensas utilizar para asegurarte de que tendrás espacio suficiente para todo. Asegúrate de anotar todas las medidas para que no haya confusiones. Si hay algún espacio extra, puedes pensar en una forma de utilizarlo una vez que hayas montado la oficina en casa allí.

Asegúrate de estar cómodo

La mayor prioridad es tu comodidad. Piénsalo: vas a pasar gran parte del día allí, al menos ocho horas. Así que lo menos que puedes hacer es asegurarte de que estás lo más cómodo posible.

Apoya tu espalda y cuello

Los problemas más comunes de espalda y cuello están relacionados con una mala postura al sentarse que puede causar estragos en tu cuerpo. Por eso, asegúrate de que descansas de forma cómoda y natural.

Coloca los brazos y las manos correctamente

Por muy bien que te sientes, seguirás necesitando usar las manos, y aquí es donde surge el segundo reto. La posición más segura para tu cuerpo es tener los codos doblados en un ángulo de 90 grados con los antebrazos apoyados en la mesa. Por supuesto, nadie puede mantener los codos siempre doblados en el ángulo exacto, así que es natural que te desvíes un poco de él. Sin embargo, tus hombros deben estar relajados y no debes esforzarte al mover las manos.

Reducir la fatiga visual

Mirar un monitor todo el día puede dañar seriamente tus ojos. E incluso cuando no estés trabajando en tu oficina en casa, lo más probable es que estés mirando otra pantalla. Por eso, debes hacer lo posible para reducir la tensión de tus ojos mientras trabajas.

En primer lugar, debes tener el monitor a un brazo de distancia de ti. Si está demasiado lejos, te inclinarás hacia delante y torcerás el cuello para verlo. Demasiado cerca y tendrás que mover el cuello para ver toda la pantalla cuando deberías estar moviendo solo los ojos.

Además, la parte superior de la pantalla debe estar a la altura de tus ojos cuando estés sentado. Al igual que con la lectura de un libro, debes mirar hacia abajo en tu monitor.

Si utilizas más de un monitor, asegúrate de que miras directamente al que utilizas la mayor parte del tiempo. Si utilizas los dos por igual, debes colocarlos de forma que estés en el centro.

Por último, mira de vez en cuando a otra cosa que no sea la pantalla. Ya sea por la ventana, a la chuchería de tu escritorio o al techo. Te ayudará a que tus ojos cambien de enfoque y descansen un poco.

Añade un toque personal (paredes, cuadros, detalles personales)

Hay más tipos de comodidad que la física, y una de las mejores cosas de la configuración de una oficina en casa es que puedes personalizarla como quieras. Pinta las paredes de tu color favorito, pon pósters o cuadros que te gusten, o consigue algunos artículos cool para animar tu espacio de trabajo. No hay límites a la hora de diseñar y amueblar tu oficina en casa (excepto si te hace daño).

Recuerda que tu objetivo es ser eficiente y no solo estar cómodo. Por lo tanto, no exageres el diseño de tu oficina en casa tanto que te haga perder la concentración y ser improductivo.

Ten una forma de llevar el tiempo

Tus clientes o el director de tu equipo remoto deberían tener una forma de controlar el rendimiento en los equipos remotos, pero tú también deberías tener una forma de controlar tu tiempo. El software de seguimiento del rendimiento te permitirá saber con qué rapidez has terminado las tareas o cuántas horas has dedicado a ellas. Esto está muy bien, pero necesitarás algo más. Ten un reloj visible en tu espacio de trabajo. No solo te ayudará a llevar la cuenta de tus horas de trabajo, sino que también puedes utilizarlo como recordatorio para levantarte de la silla y moverte un poco.

¿Por qué necesitas un reloj cuando tienes uno en tu ordenador? Bueno, es fácil pasar por alto un pequeño reloj en la pantalla y no mirarlo con la suficiente frecuencia para recordarte que debes estirar y ejercitar el cuello.

Encuentra el lugar perfecto

La principal característica de una oficina en casa es que se trata de un lugar en tu hogar. Sin embargo, esto no significa que cualquier lugar de tu casa sirva. No puedes esperar tener una conferencia telefónica en la sala, con tu familia. Así que, para tener un día de trabajo productivo y establecer un espacio de trabajo en casa increíble, asegúrate de tener espacio y privacidad durante las horas de trabajo.

Privacidad

Lo ideal es que el espacio de tu oficina en casa se instale en una habitación separada de tu hogar. La habitación debe estar alejada de la parte más frecuentada de tu casa para reducir el ruido desconcentrarte.

Además, al aislar el espacio "de trabajo" del espacio "de casa", es más probable que te concentres mejor y rindas más. Y eso significa menos tiempo dedicado a las tareas. Como entienden los trabajadores remotos con experiencia, trabajar desde casa puede hacer que trabajes más despacio y que tardes más en terminar la carga de trabajo. Esto puede hacer que trabajes mucho más tiempo del necesario.

Por último, al garantizar cierta privacidad cuando estás trabajando, es menos probable que tus compañeros de casa (familia o compañeros de piso) te vean e interactúen contigo al azar.

Elegir el lugar adecuado de aislamiento no siempre es fácil, sobre todo si no tienes una habitación designada para usar como oficina en casa. En ese caso, debes pedir a las personas con las que compartes la casa que respeten tu horario de trabajo y reduzcan el ruido al mínimo. Esto puede ser especialmente difícil si tienes niños pequeños, pero tendrás que asegurarte de tener algo de paz para tener un día de trabajo lo más productivo posible.

Espacio para moverse

No importa lo bien que te sientes o lo fantástica que sea tu silla ergonómica, después de algún tiempo todos empezamos a encorvarnos. Nadie puede mantener la posición sentada perfecta para siempre, así que asegúrate de moverte y estirarte de vez en cuando. La oficina en casa ideal tendrá suficiente espacio para que puedas alejarte un poco de tu escritorio. Está comprobado que la mayoría de las personas trabajan mejor en áreas abiertas que en áreas apretadas.

Cables

Gestionar los cables es mucho más importante cuando se trabaja desde casa que en la oficina. No solo corres el riesgo de tropezar con todos los cables revueltos, sino que también puedes sobrecargar la red eléctrica de la casa y fundir los fusibles. Por eso, asegúrate de que hay más de un enchufe en la habitación que elijas para tu oficina en casa. Además, si utilizas una regleta o multitomas para cubrir todas tus necesidades eléctricas, asegúrate de que tengan un protector contra sobretensiones. Esto garantizará que no le pase nada a tu tecnología ni a tu casa, en caso de que sobrecargues los fusibles de tu hogar.

Invierte en equipos

Dicen que el artesano es tan bueno como sus herramientas, y en lo que respecta a la WFH (work from home), puede que tengan razón. Si quieres establecer un entorno de trabajo productivo en la comodidad de tu casa y superar los retos de trabajar a distancia, necesitarás las herramientas adecuadas para el trabajo. Tampoco se trata del material de oficina adecuado. Aunque sea útil, un buen material de papelería no es precisamente lo que te hará más eficiente cuando trabajes desde casa.

Un ordenador independiente

Si trabajas desde casa, probablemente tengas el ordenador de la empresa, así que no debería haber demasiados problemas. Eso sí, no utilices el ordenador de la empresa para ver youtube o descargar cosas en él.

Si eres un freelancer que quiere montar una oficina permanente en casa, quizá quieras considerar la posibilidad de invertir en un portátil solo para negocios. Esta máquina no tiene por qué ser nada especial o cara (dependiendo de tu negocio), pero te ayudará mucho a separar tus datos personales de los profesionales.

La silla de escritorio perfecta

Lo primero y más esencial que debes hacer al montar tu oficina en casa es conseguir una buena silla ergonómica. Por desgracia, no existe una solución perfecta para este reto, ya que cada persona tiene unos hábitos de asiento diferentes. Aunque la posición adecuada es más o menos universal, su postura determinará el tipo de silla de oficina que necesita. Y nunca deberías comprar una silla hasta que la hayas probado un poco. El hecho de que haya funcionado para otra persona no significa que vaya a ser cómoda para ti.

Asegúrate de que la silla ofrezca apoyo para el cuello y la zona lumbar, ya que son las áreas más problemáticas. Los reposabrazos de tu silla ergonómica pueden ayudarle a descansar los codos con mayor naturalidad. Sin embargo, te advertimos: en algunos casos, los reposabrazos pueden causar aún más problemas. Una vez más, depende de tus preferencias y de tu postura.

Escritorio

Asegúrate de que tu escritorio y tu silla son compatibles cuando configures tu espacio de trabajo. No es conveniente que uno sea más alto que el otro, ya que puede suponer una carga innecesaria para los hombros. Si un escritorio tradicional no es suficiente, puedes conseguir un escritorio de pie o incluso uno que pueda cambiar de altura. Así podrás adaptarlo perfectamente a tus necesidades.

Por otra parte, el escritorio ni siquiera tiene que ser un escritorio. Una tabla de madera sobre dos archivadores puede ser el escritorio perfecto si te resulta cómodo.

Si tu escritorio y tu silla ergonómica son demasiado altos para ti, asegúrate de utilizar un reposapiés. Colgar los pies de la silla puede ser divertido, pero podría causar graves problemas a tus caderas y piernas.

Accesorios

Una vez que hayas montado la parte principal de tu zona WFH, tendrás que añadir otros elementos, como un teclado, auriculares o un ratón. Si trabajas desde casa temporalmente debido a la pandemia de COVID, no necesitas ir a por todas y conseguir el mejor equipo posible.

Si el escritorio que tienes en casa es demasiado alto y te causa molestias al escribir, deberías considerar la posibilidad de conseguir una bandeja para el teclado. Puedes fijarla al borde del escritorio y personalizar la altura del teclado. Si trabajas mucho con el ratón, haciendo clic y moviendo cosas, asegúrate de tener un ratón que no te cause problemas después de un uso prolongado.

Ten en cuenta que no necesitas gastar una fortuna en periféricos para tener un día productivo en tu oficina en casa. Sin embargo, debes encontrar el equipo que se adapte a tus necesidades y que sea cómodo después de un uso prolongado.

Cuidado con la conectividad

Cuando trabajes desde casa, tus compañeros y jefes no podrán localizarte tan fácilmente como lo harían en una oficina. Si eres freelancer y no tienes compañeros de equipo ni jefes, querrás que tus clientes te puedan contactar y tú a ellos. Por eso es crucial asegurar una conexión a Internet estable y rápida.

Excepto si solo envías correos electrónicos, ya que es la única situación en la que no se necesita una conexión a Internet fuerte.

En la mayoría de las situaciones en las que la conexión wi-fi no es suficiente, puedes conectarte al punto de acceso a Internet de tu smartphone. En algunos casos, sin embargo, tendrás que utilizar cables LAN para conectar tu ordenador al router si la conexión wi-fi de tu casa no es lo suficientemente potente.

Además, como probablemente no podrás utilizar la línea telefónica de tu casa para tus necesidades profesionales, puedes instalar un teléfono de software en tu portátil. Ten en cuenta que disponer de una línea telefónica potente no significa que no tengas que tener una conexión a Internet estable.

Encuentra la iluminación perfecta

Una iluminación adecuada no solo ayudará a reducir el estrés de tus ojos, sino que también dará vida a tu oficina en casa y la hará sentir más grande. Por otro lado, una iluminación inadecuada tendrá un efecto perjudicial en tu concentración, postura y productividad. La luz de tu oficina debe ser lo suficientemente brillante como para leer y escribir, pero no demasiado brillante como para dañar sus ojos.

Cuando elijas la habitación perfecta para tu oficina en casa, asegúrate de que tiene al menos una ventana. La luz natural es más saludable que la artificial y puede potenciar tu atención y concentración. Tener al menos una ventana también es útil porque mirar a través de ella puede ejercitar la capacidad de tus ojos para enfocar y reenfocar, reduciendo así la atrofia que puede producirse por mirar una pantalla durante demasiado tiempo.

Por desgracia, no siempre podemos trabajar en condiciones de luz natural. Así que, una vez que la luz natural desaparece, entra la lámpara de escritorio. No es relevante el tipo de lámpara que utilices, siempre que proporcione la luz suficiente para trabajar de forma productiva. Sin embargo, la posición de la lámpara de escritorio es importante. Asegúrate de colocarla en tu lado no dominante. De este modo, la sombra de tu mano no cubrirá lo que estás haciendo.

Protege lo que hay que proteger

Lo más probable es que haya cosas en tu oficina en casa que quieras mantener a salvo. Las copias de los archivos sensibles con tu información o la de tus clientes deben estar definitivamente a salvo dondequiera que estés trabajando. Para las copias impresas, no es tan difícil. Solo tienes que conseguir archivadores seguros con candado y ya está. Las copias digitales pueden ser un reto mayor. Para protegerlas adecuadamente, es posible que necesites herramientas de protección o encriptación.

Si trabajas en una casa en la que viven muchas personas o niños, asegúrate de que todos sepan qué archivadores están prohibidos y no se pueden tocar. Del mismo modo, si utilizas un ordenador que también usa otra persona, asegúrate de que no dejas en él ningún archivo sensible.

Aprovecha al máximo un espacio reducido

Aunque tu posible zona de trabajo sea pequeña, puedes hacer maravillas para convertirla en una agradable oficina en casa. Solo tendrás que hacer un esfuerzo adicional a la hora de planificar y preparar tu espacio de trabajo.

La pintura de pared adecuada

Una de las formas más fáciles de hacer que una habitación parezca más grande es pintar las paredes de un color claro. Dado que estás montando una oficina en casa, puedes elegir el color que quieras, asegúrate de que encaja bien con el espacio que tienes disponible. El verde claro es la elección habitual, ya que genera calma.

Piensa en vertical

Aumenta el espacio de almacenamiento en tu área de trabajo remota con estantes en lugar de cajas. Utiliza tus paredes para aumentar el espacio útil que tienes. Las estanterías adecuadas pueden ser muy útiles, además de dar más espacio.

Siempre limpio

Uno de los mayores problemas que puede tener un espacio de trabajo pequeño es que se desordene con demasiada facilidad. Incluso un par de cosas sobre el escritorio pueden dejar la impresión de un área de trabajo desorganizada. Por eso, asegúrate de mantener tu oficina en casa limpia y organizada en todo momento. Esto no solo mejorará tu productividad general, sino que hará que un espacio de trabajo pequeño parezca más grande.

Solo lo que necesitas

Otra forma estupenda de agrandar un espacio pequeño es con un enfoque minimalista. Sencillamente, elimina de tu espacio de trabajo todo lo que no necesites. Todo lo que no sea esencial para ayudarte a trabajar mejor no debería estar ahí.

Además te sentirás más relajado sin todo el desorden que cubre tu escritorio. Un escritorio con nada más que un ratón y un teclado grita clase y eficiencia. Tanto es así, que este enfoque es adoptado a menudo incluso por los trabajadores remotos que tienen más espacio, ya que elimina cualquier distracción y es agradable a la vista.

Consejos finales

Por último, mientras estés cómodo y seas productivo, no importa dónde hayas instalado tu oficina. Si es adecuado para ti y hace que sea agradable llevar a cabo tus actividades diarias, es una buena forma de montar una oficina en casa.

Teniendo esto en cuenta, hay algunas cosas que nunca debes hacer cuando intentas montar una zona de trabajo productiva:

  • Nunca trabajes en la mesa de la cocina en lugar de en un escritorio
  • No compres nunca una silla ergonómica antes de probarla
  • Nunca trabajes en la cama o en el sofá
  • No instales un espacio de trabajo en una habitación que tenga televisión
  • Nunca comas en tu oficina en casa
  • Nunca trabajes en la oscuridad o con poca luz
  • Nunca pintes las paredes de tu oficina en casa de color negro
  • No instales un espacio de trabajo en una habitación con una sola toma de corriente

Deel hace muy simple el crecimiento de los equipos remotos e internacionales.
¿Estás listo para empezar?

+

Países

+

Clientes

+

Firmas legales

+

Monedas