Pros y Contras Del Trabajo Remoto

Pros y Contras Del Trabajo Remoto

Trabajar a distancia o no trabajar a distancia, esa es la cuestión. Desglosamos algunos de los principales pros y contras del trabajo remoto.

Talin Terzakyan
Written by Talin Terzakyan
enero 20, 2022
Contents
Need help onboarding international talent?
Try Deel

Incluso antes de que el mundo entero se viera afectado por la pandemia, las estadísticas sugerían que la mano de obra mundial ya había empezado a cambiar hacia conceptos de trabajo más flexibles. Los empleadores se beneficiaron de un mayor número de talentos para elegir, mientras que las personas disfrutaron de la nueva libertad y flexibilidad.

Si estás considerando formar parte de la revolución del trabajo remoto, hay muchas cosas que debes considerar antes de tomar una decisión final.

Las ventajas del trabajo remoto son, entre otras, las siguientes:

  • Horario de trabajo flexible
  • Vestimenta de trabajo a elección
  • Aumento de la productividad
  • Mejor equilibrio entre el trabajo y la vida privada
  • Ahorro de tiempo y dinero en los desplazamientos
  • El cuidado de la salud es más fácil
  • Posibilidad de emprender proyectos paralelos
  • Diseñar el espacio de trabajo a gusto
  • Trabajar desde el lugar que quieras Un sinfín de posibilidades

Por otro lado, el trabajo remoto también tiene algunas desventajas:

  • Es más difícil mantener la disciplina
  • Adaptarse a las diferentes zonas horarias
  • Es fácil agotarse sin darse cuenta
  • La falta de presencia física puede hacer que te pasen por alto
  • Puedes sentirte solo
  • Líneas borrosas entre la vida personal y las horas de trabajo
  • Es más difícil colaborar
  • El edificio y las oficinas de la empresa pueden tener mejor equipamiento
  • Surgen problemas de ciberseguridad sin una conexión segura a Internet
  • Las herramientas de comunicación pueden fallar

En este artículo, explicaremos en detalle lo que significa cada una de ellas. Al final de la lectura, entenderás perfectamente cuáles pueden ser las implicaciones del trabajo a distancia: lo bueno, lo malo y lo feo (si tu horario de lavado de pelo sigue siendo igual de flexible), todo ello y más.

Ventajas del trabajo remoto

Por qué te encantará el trabajo a distancia

Durante la pandemia, mucha gente tuvo la oportunidad de darse cuenta de que prefería el trabajo a distancia a tener un horario estricto y un lugar donde estar de 9 a 5.

Trabajar en tus propias condiciones es el sueño de cualquier persona. Aquí están todos los factores que contribuyen a la reputación positiva que tiene el trabajo remoto.

#1 Horario de trabajo flexible

Muchos de nosotros deseamos tener un horario de trabajo más flexible para hacer recados durante el día, o poder aprovechar el buen tiempo y dejar el trabajo para las tardes.

Para todos los que tienen necesidades y deseos similares, ¡los trabajos a distancia pueden hacerlos realidad! El trabajo remoto te permite personalizar tu horario como consideres oportuno.

Lo único fijo son las reuniones en línea y las videollamadas, el resto depende de ti; además, coger días libres es mucho más sencillo.

#2 ¡Cada día es un viernes informal!

Sin uniforme, sin traje, sin tacones y sin peluquería (a menos que quieras); ¡solo tú, tu carga de trabajo y tu pijama favorita! Sin embargo, eso hace que sea difícil resistirse a las tentadoras siestas diurnas y que tu trabajo se resienta por ello.

Para evitarlo, los freelancers y los empleados a distancia aconsejan usar ropa con la comodidad de la deportiva pero diseñado de manera formal para que te veas y te sientas elegante mientras trabajas cómodamente. Las zapatos formales no son necesarias.

#3 Aumentarás tu productividad

Las charlas, el café y las pausas para comer, los compañeros de trabajo haciendo ruido cuando terminan sus tareas (y tú echando humo porque aún no has terminado): perder el tiempo es fácil cuando las tareas que tienes por delante parecen aburridas.

Cuando trabajas desde casa, no hay las típicas distracciones del lugar de trabajo que se comen las horas productivas. Incluso en el caso de que no puedas terminar todo durante las horas que has fijado para trabajar, no es un gran problema: puedes elegir las horas siempre que cumplas los plazos.

#4 Mejor equilibrio entre la vida laboral y la personal

Si lo piensas, la mayoría de la gente está obsesionada con el trabajo hoy en día. Trabajamos más de lo que pasamos con los amigos o la familia, pero cuando trabajas desde casa, ese unicornio del "equilibrio entre vida y trabajo" no parece tan inalcanzable.

Los trabajadores a distancia pueden adaptarse al horario de trabajo de sus amigos y encontrar algo de tiempo durante la semana para mantener una vida social satisfactoria. Cuando se trata de la familia, es igual de manejable pasar un tiempo de calidad con ellos o ayudarles cuando te necesitan.

#5 Ahorro de tiempo y dinero en desplazamientos

Así es como llegan al trabajo las personas que trabajan desde casa:

  • Levantarse
  • Encender el ordenador
  • Preparar el café/el desayuno mientras se carga todo
  • LLevarlo a la mesa y sentarse

¿No suena esto tan diferente a una mañana típica de un trabajador de oficina? Si no tienes la suerte de vivir cerca de tu edificio de oficinas, pasarás la mayor parte del tiempo desplazándote, y esas horas se acumulan rápidamente. Si te saltas el tiempo de desplazamiento, ahorras mucho tiempo para dormir o para algo más útil.

#6 Cuidar de tu salud es más fácil

Ya que mencionamos la comida, si no tienes un buen comedor en el trabajo, lo más probable es que pidas demasiada comida para llevar. A veces no quieres arrastrar al trabajo tupperwares llenos de comida casera.

En casa puedes preparar algo sabroso y sano en un santiamén, y guardar el resto para más tarde.

Además de mantener unos hábitos alimentarios más saludables, es mucho más fácil hacer una pausa y estirar, hacer tu rutina de yoga, salir a correr brevemente o incluso completar un entrenamiento HIIT matador. Una ducha rápida y ¡a trabajar de nuevo!

#7 Aumentar los ingresos aceptando proyectos paralelos

El entorno de la oficina no te permite participar en tareas profesionales fuera de tu trabajo; algunas empresas incluso establecen contratos que lo prohíben para evitar conflictos de intereses. Incluso si no lo hacen, se consideraría inapropiado hacer trabajos para otros en otras instalaciones de la empresa.

Como ya hemos mencionado, el trabajo en la oficina y los desplazamientos a la misma no te dejan mucho tiempo y energía para otros proyectos.

Esta es otra cosa diferente del trabajo a distancia: te permite aceptar trabajos a tiempo parcial o trabajar en tu negocio secundario paralelamente. Sin nadie que mire por encima de tu hombro o controle tu forma de ganarte la vida, puedes tener múltiples fuentes de ingresos. Es aconsejable no tener todos los huevos en la misma cesta.

#8 Diseña el espacio de la oficina como quieras

Este punto puede resultar muy útil para los creativos que desean que su espacio de trabajo no sea tan estéril y poco imaginativo. A veces, el entorno de trabajo no permite mucho espacio ni imaginación, pero si puedes elegir el lugar de trabajo, esto no será un problema para ti.

Pon tu música favorita tan alta como te lo permita la ley (y el vecindario); decora las paredes y lleva a tu oficina en casa todo lo que te inspire. Conviértela en un oasis sólo para ti, y el trabajo te parecerá mucho más divertido.

#9 ...¡o trabaja desde cualquier lugar que desees!

La biblioteca, tu cafetería favorita, un espacio de coworking, la playa, la montaña, otra ciudad, al otro lado del océano...

Lo que quieras, ¡puede ser tu oficina! Si lo único que necesitas para trabajar es un ordenador portátil y Wi-Fi, cualquier lugar con conexión a Internet y una superficie plana para instalarte es suficiente.

#10 Un sinfín de posibilidades

¿Has soñado alguna vez con estar a cargo de la gestión de proyectos en una empresa de Nueva York mientras vives en tu ciudad natal? ¿O vivir y trabajar desde una playa de Grecia mientras estás contratado en Bélgica? El trabajo a distancia te permite explorar tus opciones y elegir un empleador que realmente se adapte a ti en lugar de sentirte limitado por tu ubicación.

Y lo mejor de todo es que ahora Deel permite a las empresas y a los trabajadores hacer precisamente eso: encontrar su pareja perfecta en cualquier parte del mundo.

Contras del trabajo a distancia

¿Te has quedado con la boca abierta por todas las posibilidades que hemos mencionado?

No tan rápido.

A algunas personas les encanta, pero para otras, el trabajo remoto no es todo lo que se espera de él.

#1 La falta de autodisciplina te afectará mucho

Cuando eres tu propio jefe por primera vez, mantenerte concentrado y cumplir las promesas que te hiciste a ti mismo puede ser lo más difícil que tengas que hacer. Es demasiado fácil ceder a las distracciones. Y hay muchas: Netflix, libros, redes sociales... incluso las tareas domésticas parecen las más interesantes del mundo.

Aquí tienes un par de consejos para facilitar las cosas:

  • Acuéstate y levántate a la misma hora todos los días: entrena a tu cerebro y a tu cuerpo para que trabajen a tu favor, y duerme lo suficiente.
  • Elimina las distracciones: aparta el teléfono, bloquea los sitios que no necesitas y establece límites que la gente con la que convives respete.
  • Crea tu propio horario, pero sé realista sobre tus posibilidades. Los freelancers suelen caer en la trampa de aceptar todos los proyectos que se les presentan y acaban trabajando en exceso o decepcionando a sus clientes.

Tenemos la guía completa sobre cómo mantenerse productivo cuando se trabaja desde casa: ¡puede que te ayude a convertirte en tu ser más productivo!

#2 Es posible que tengas que adaptarte a varias zonas horarias

Si tu empleador está en otro continente o país, es posible que sus zonas horarias no coincidan. Puede que tengan que programar una reunión durante su día, lo que significa que tienes que levantarte en mitad de la noche.

También hay puestos (como atención al cliente o representante de ventas) que exigen que te adaptes a una zona horaria completamente diferente.

#3 Cobrar se convierte en un proceso engorroso

Los trabajadores de oficina tienen la suerte de contar con departamentos de RRHH que se encargan del papeleo, el compliance, los salarios y los impuestos. Cuando eres un freelancer, un propietario único o un trabajador remoto, tienes que ser tu propio gestor de RRHH.

Por suerte, existen herramientas que automatizan estas tareas, como Deel.

Deel es un servicio de pagos transparente que genera automáticamente contratos conformes a las leyes para miembros de equipos remotos en más de 150 países. Es compatible con un montón de divisas de todo el mundo, lo que reduce al mínimo los costos de conversión y las tasas. Deel también reduce el papeleo: guarda la información de la cuenta y crea facturas digitales completas cada vez.

Y si no encuentras una forma de automatizar, optimizar o delegar las tareas relacionadas con tu trabajo desde casa, es probable que acabes quemado.

¿Y quién dijo que el teletrabajo es menos cansado que ir a una oficina tradicional? Lo creas o no, la fatiga de Zoom existe: puedes sentirte agotado después de una maratón de reuniones online.

#4 Es más fácil que te pasen por alto

En cierto modo, el equipo remoto es invisible.

Puede que realicen sus tareas tan bien como sus compañeros que trabajan en las instalaciones, a tiempo completo, pero no se sienten como una parte real del equipo.

A veces, es más grave que ser invitado a una reunión virtual o a un concurso semanal en un pub (de todos modos, esos se cancelan debido al coronavirus).

Los empleadores de la mano de obra tienden a tratar a los trabajadores remotos como prescindibles, y es más difícil para ellos comunicar su deseo de crecimiento. La comunicación cara a cara permite a todos los empresarios y reclutadores conocer mejor a los trabajadores (potenciales) y estimar si encajan bien en la empresa. Es difícil mostrar sus verdaderas intenciones a través de correos electrónicos o de videoconferencias con retraso.

#5 Se siente solitario

No te sorprendas si te das cuenta de que echas de menos al compañero con la molesta costumbre de chasquear el bolígrafo todo el tiempo, o a los adorables idiotas del primer piso.

La auténtica interacción social es insustituible, aunque tengamos tantas aplicaciones de mensajería, redes sociales y otras opciones de comunicación interesantes. La situación es aún más difícil para las personas que tuvieron experiencias positivas con su equipo. Cuando trabajas desde casa, lo más probable es que desees aislarte del resto de la casa y del ruido de fondo, y eso puede convertirse rápidamente en un día en el que apenas digas una palabra a alguien.

La situación se agrava para las personas que viven solas. La pandemia provocó mucho miedo e inseguridades; con el aislamiento añadido, a muchas personas les cuesta sobrellevarla.

#6 Borrar las líneas entre la vida laboral y personal y el tiempo

Esto va especialmente para las personas a las que les cuesta mantenerse motivadas y completar las tareas a tiempo. El estancamiento y la dilación pueden convertir una semana laboral de 5 días en un largo y duro día de trabajo ineficaz y mediocre. Esto no es lo que se supone que significa el "horario de trabajo flexible".

Por supuesto, serías capaz de hacer el trabajo el doble de rápido si te hubieras concentrado.

#7 La colaboración en el lugar de trabajo no será la misma

Slack está bien, pero no puede sustituir a tener a los miembros de tu equipo en la misma mesa.

Algunos conceptos e ideas se presentan mejor en persona; para entenderlos, tu equipo distribuido podría necesitar algo más que una videollamada.

#8 Las instalaciones de tu empresa pueden tener mejores herramientas

Tú lo pagas todo: hardware, software, herramientas y equipos. No hay un presupuesto de la empresa disponible en caso de que le ocurra algo a tu portátil o cámara. Hay algunas deducciones fiscales, pero la mayoría de las veces lo pagas de tu propio bolsillo.

Y en caso de que algo no funcione correctamente, lo has adivinado, eres tú el que tiene que ocuparse de ello, no los técnicos de la empresa.

#9 Problemas de ciberseguridad

Si te gusta cambiar de lugar de trabajo de vez en cuando y pasearte por ahí, conectarte a redes públicas puede poner en riesgo los datos sensibles. Esta es otra razón para quedarte en casa y utilizar tu red doméstica de confianza.

#10 Las herramientas de comunicación pueden fallar

...y no nos referimos a una mala conexión a Internet. Nos referimos al aspecto humano de la comunicación en el lugar de trabajo: cuando hablas con alguien cara a cara, eres capaz de ver sus gestos, mímica y demás. Es más fácil percibir el ambiente general o escuchar el tono de alguien en una reunión y transmitir su mensaje de la manera que quería.

Pero cuando nos comunicamos mediante videollamadas o aplicaciones de mensajería, es fácil perderse en la traducción. A veces, basta con leer entre líneas para entender a la persona con la que estás hablando, lo que puede provocar malentendidos.

Trabajo remoto vs oficina: ¿está empatado?

Pues... parece que sí.

Todo depende de tu carácter y de tus preferencias personales. Lo importante es que te conozcas bien a ti mismo y que te informes sobre tus obligaciones si te inclinas más por el trabajo a distancia.

Independientemente de lo que elijas, podemos hacer que cobrar no sea un problema. Echa un vistazo a nuestro sistema de pagos en todo el mundo y compruébalo tú mismo con este demo

Deel hace muy simple el crecimiento de los equipos remotos e internacionales.
¿Estás listo para empezar?

+

Países

+

Clientes

+

Firmas legales

+

Monedas