Lo Que Nadie Te Dice Sobre El Trabajo Remoto

Sí, seguramente ya conozcas todos los beneficios que tiene el trabajo remoto. Desde mayor flexibilidad hasta más tiempo disponible para pasar el tiempo con la familia, amigos o simplemente solo.

Talin Terzakyan
Written by Talin Terzakyan
febrero 17, 2022

 

Pero, ¿todo es color de rosas? Aunque las ventajas que tiene esta modalidad de trabajo hacen que la balanza se pueda inclinar a ésta más que el trabajo presencial, también hay que tener en cuenta algunos aspectos sobre los que muy pocos hablan. Y es que, al fin de cuentas, trabajar de manera remota requiere del dominio de una serie de habilidades blandas, como el manejo del tiempo y la productividad.

Si es la primera vez que te enfrentas con la posibilidad de trabajar de forma remota, hay algunas cuestiones que es importante que sepas. Esta forma de trabajo no está pensada para quienes necesitan de un otro que le esté indicando qué y cuándo hacer tal cosa, por ejemplo. Hay que saber priorizar y jerarquizar las tareas, distinguir entre lo urgente y lo importante, lo que puede esperar y lo que se puede delegar.

En este sentido, también puedes aprovechar herramientas en línea que ayudan a mantener la productividad. En otro artículo, ya habíamos hablado acerca de las mejores herramientas de trabajo remoto para un equipo productivo, las cuales puedes poner en práctica para mejorar tu desempeño.

¿Quieres saber qué es lo que nadie te dice sobre el trabajo remoto? Te contamos todo lo que tienes que saber, a continuación.

¡Comencemos!

1. Mucha disciplina ante todo

Una de las primeras cosas que nadie te dice sobre el trabajo remoto es que hay que tener, ante todo, muchísima disciplina. ¿Cómo lidiar con la flexibilidad? ¿Cómo no distraerse y no perder la atención de las tareas cuando el control remoto del televisor está al alcance de la mano? ¿Cómo evitar distraerse tan fácilmente?

Y es que trabajar de manera remota no supone estar de vacaciones. Sí, sin lugar a dudas es mucho más agradable que ir a la oficina de forma presencial y estar horas y horas en un transporte público para llegar a destino. Hay muchas ventajas, como poder viajar por el mundo mientras se trabaja. Pero, ¿cómo no perderse en tanta flexibilidad?

La clave está en la búsqueda del balance entre la vida personal y la jornada de trabajo. Puede ser, al principio, algo complicado acostumbrarse a trabajar desde la comodidad del hogar. Pero, a medida que pase el tiempo, verás cómo podrás ir acomodándote y crear tu propia rutina para una mayor concentración en las tareas laborales.

Otro punto a tener en cuenta aquí es que los amigos y familiares comprendan que el hecho de que trabajes desde tu hogar no significa que estés disfrutando del tiempo libre sino que, desde luego, estás trabajando.

2. Hay que saber diferenciar el trabajo de la vida personal

Otro gran desafío para quienes trabajan de manera remota es el de saber separar el trabajo de la vida personal. Es muy común que, al principio, se mezclen las tareas del hogar, como la limpieza, el aseo, el lavado de las prendas, entre otras cuestiones, con las tareas laborales.

Ahora bien, ¡claro que hay solución para ello! Hay muchas buenas prácticas que puedes tomar como referencia para evitar esta situación. Porque cuando se vive en el mismo lugar en el que se trabaja, los límites pueden ser muy difusos. Por eso, lo mejor es actuar cuanto antes, para que esta situación no se alargue y así puedas aprovechar lo mejor del trabajo remoto.

  • Cuando se trabaja, se trabaja: cuando se hacen las tareas propias del hogar, se hacen las tareas del hogar. Es importante mantener separados los quehaceres y no mezclarlos entre sí. Porque, de lo contrario, eso podría suponer un mayor estrés y frustración al sentir que estamos haciendo más cosas que antes y todo a la vez.
  • Un espacio único de oficina: tener un espacio propio destinado solamente a la oficina es otra de las claves. Quizás más adelante puedas sentirte con total libertad de trabajar un día en el living, otro día en la habitación, otro en un café… Pero si recién estás dando tus primeros pasos en el trabajo remoto y quieres mejorar tu disciplina, lo mejor es optar por la mayor organización y planificación posible. Destina un espacio de tu hogar, por más pequeño que sea, para el trabajo.

Encuentra el talento y contrátalo con Deel

Genera contratos en segundos. Nos aseguraremos de que cumplas con la legislación laboral local, independientemente de dónde viva tu equipo.

Conoce más con un Demo

3. Aprender a comunicarse mejor

Trabajar desde casa no tiene punto de comparación con el trabajo presencial. Y uno de los aspectos sobre los que se debe trabajar, principalmente, es la comunicación y el intercambio de información. Puede ser que la comunicación se dé de forma más natural cuando se comparte el espacio de trabajo con otros colaboradores, porque los escritorios de los integrantes del equipo están cerca…

Pero, trabajar desde el hogar no significa que la comunicación debe fallar. No, tan solo hay que adaptarla y, en este sentido, debes mejorar tus habilidades comunicacionales y adaptarlas a la nueva realidad: el trabajo remoto.

Los chats en línea son una excelente solución para tener intercambios más rápidos, como si fuera un WhatsApp, con el resto del equipo. Hay que saber distinguir qué medios son más propicios para cierto tipo de comunicación y cuáles para otros. Por ejemplo, para hacer una pregunta muy precisa, tan solo con enviar un mensaje por chat es suficiente. Además, es probable que obtengas la respuesta más rápido que si lo enviaras por e-mail.

Ahora bien, probablemente utilices el correo electrónico en el caso de que haya que tratar algún tema muy importante y que sea necesario dejarlo por escrito en algún sitio donde sea menos probable que se pierda ese registro.

¿Quieres saber qué otros aspectos nadie te dice sobre el trabajo remoto? ¡Aún quedan dos apartados más sobre este tema! Sigue leyendo para descubrirlos.

4. A veces te puedes sentir solo

Otro punto a considerar, sobre todo si tienes una personalidad muy extrovertida y eres de esos que le encanta comenzar una conversación y no tienen temor de mantener un diálogo con desconocidos, el trabajo remoto puede hacerte sentir solo en algunas ocasiones.

Si estás acostumbrado a trabajar de manera presencial y estar en contacto con muchas personas en la oficina, el cambio al trabajo remoto puede suponer, los primeros días, una especie de sensación de soledad. Sin embargo, esto se compensa fácilmente con una buena estructura de comunicación interna.

Actualmente, hay muchas herramientas que los colaboradores pueden utilizar para mantenerse en contacto con otros miembros del equipo o con clientes, en caso de que trabajen de forma autónoma. Tal es el ejemplo de las aplicaciones de mensajería instantánea en línea o los programas que permiten hacer videoconferencias.

5. Mucha organización y planificación

La organización y la planificación son las claves para que el trabajo remoto sea un viaje de ida. Como al principio todo cambio puede ser un gran desafío, mantener un horario para las tareas es crucial.

Lo mismo que la planificación, saber cuántas tareas se pueden realizar por día te permitirá tener una agenda más ordenada, sabiendo priorizar qué es lo urgente e importante, tomando en cuenta los plazos de entrega y la evolución de los proyectos en los que se está involucrado.

Entonces, mucha disciplina ante todo, saber diferenciar el trabajo de la vida personal y familiar, aprender a comunicarse de una mejor manera para transmitir los mensajes de forma correcta, a veces puedes sentirte solo (y para eso hay solución) y la importancia de la organización.

El trabajo remoto ya es parte de nuestra vida cotidiana

Sin lugar a dudas, los “pros” que tiene el trabajo remoto son altamente superadores que los “contras”. Aquí te contamos los principales aspectos sobre lo que nadie te dice sobre el trabajo remoto. Después de todo, saber trabajar de esta manera supone el dominio de muchas habilidades blandas, ¡nada que no puedas comenzar a desarrollar para superarte cada vez más! Todo es cuestión de práctica y esfuerzo.

A propósito, te invitamos a descubrir este artículo donde hablamos sobre las habilidades y trabajos remotos más demandados. ¿Quieres conocer más consejos y buenas prácticas para quienes trabajan en remoto? Échale un vistazo a nuestros últimos artículos, publicados en nuestro blog en Deel.

¡Mejora tus habilidades y conviértete en el mejor colaborador remoto!

Deel hace muy simple el crecimiento de los equipos remotos e internacionales.
¿Estás listo para empezar?

+

Países

+

Clientes

+

Firmas legales

+

Monedas