Presente y Futuro: cómo ser Trabajador Remoto Post-pandemia

Con el fin de darle continuidad al empleo y evitar la acumulación de tareas, el trabajo remoto apareció como solución en un momento de plena incertidumbre. El inicio del confinamiento en todo el mundo desafió a las empresas a combinar y/o adoptar nuevas modalidades.

Talin Terzakyan
Written by Talin Terzakyan
diciembre 13, 2021

Ahora, a más de un año, todo parece indicar que el trabajo remoto post pandemia es un hábito que, sin dudas, perdurará.

Actualmente, las empresas encontraron en la digitalización un gran aliado tras los efectos del Covid-19, que obligó a las organizaciones a acelerar la transformación digital. Esto generó un gran cambio sobre los procesos de elaboración de las agendas, las reuniones laborales y las metodologías de trabajo.

Lo cierto es que esta transición que permite un mayor acceso a la información, también redujo drásticamente el tiempo invertido a actividades no centrales de la actividad laboral: los viajes al trabajo, la hora del almuerzo, las charlas de pasillo y más.

Y tú, ¿ya has pensado cómo será el trabajo remoto luego de la pandemia?

¿Qué implica ser un trabajador remoto?

Es normal que en un principio te haya resultado más complicado de lo que hoy parece. ¿A quién no le dio ansiedad cuando le informaron que, a partir de ese momento, el trabajo se realizaba desde casa hasta nuevo aviso?, ¿y qué tal si quién debió informar eso a sus colaboradores fuiste tú? Así como tú, la gran mayor parte de la población pasó por lo mismo.

Inicialmente, en todo equipo de trabajo surgió la duda de cómo integrar las nuevas formas de comunicación, colaboración y productividad. Bajo esta premisa, uno de los principales desafíos que las empresas tuvieron que afrontar, fue lograr que sus empleados, más aún aquellos ajenos al universo digital, se adaptasen a nuevas dinámicas, de manera 100% remota. Sin mencionar que los periodos de acostumbramiento a esto fueron casi nulos. Cabe resaltar que en este contexto, las cualidades de los líderes fueron esenciales para el ajuste hacia esta nueva modalidad de trabajo.

Así y todo, el migrar a un formato remoto y digital llevó a un gran número de personas a explorar este terreno por primera vez —incluidas las empresas que creían que la presencialidad era el único esquema de trabajo efectivo, y debieron acostumbrarse al trabajo remoto de manera obligada—. Los niños en la casa, la falta de privacidad o el no contar con un espacio de trabajo donde tener reuniones tranquilamente y otras situaciones similares, se transformaron en moneda corriente durante los meses de pandemia.

El portal online de búsqueda de empleo, Bumeran, realizó una encuesta en agosto de 2020 a personas de ambos sexos y de todas las edades sobre el trabajo remoto.  En ella, uno de los resultados fue el 67,1% de los argentinos, previo a la pandemia, no contaba con el beneficio de trabajo flexible, y un 32,9% sí lo gozaba.

A su vez, según datos provistos por el portal CNBC, durante el segundo semestre del 2020 se vio un aumento del 41% en las búsquedas de profesionales independientes, frente al mismo período del año anterior. Esto denota el salto que trajo consigo la pandemia en lo que a este tipo de contrataciones se refiere.

Este cambio radical en la manera de ejercer, el trabajar en la comodidad del hogar, con flexibilidad horaria y otros beneficios, representó un antes y un después en la manera de afrontar la actividad laboral. Así también ocurrió con las empresas que redujeron ciertos costos asociados a la compañía como alquiler, gastos de servicios y más.

¿Cómo será el trabajo remoto luego de la pandemia?

Si las empresas y personas ya se encontraban investigando el trabajo remoto antes de la pandemia, o al menos tenían el deseo de hacerlo, esta situación internacional llegó para acelerar la decisión. 

Así es que, un tiempo después, muchas empresas han decidido adoptar este sistema de trabajo como parte de su diario y no por una razón coyuntural. Compañías de miles de empleados alrededor del mundo como American Express, Adobe, Apple y muchísimas más, eligen expandir los horizontes a través del trabajo remoto. No solo debido a la contratación de colaboradores dispuestos a lo largo y ancho del globo, sino también de trabajadores independientes que puedan brindar expertise y conocimiento en áreas que no están cubiertas de manera freelance.

Actualmente existen dos dinámicas de trabajo complementarias:
El trabajo independiente (por cuenta propia, o freelance)
Y el trabajo remoto (que el colaborador no debe asistir de manera presencial al lugar de trabajo).
Ambas metodologías están siendo cada vez más elegidas por las personas, y las empresas lo han aceptado como parte de su mecánica de trabajo gracias a la digitalización y la internacionalización de las labores.

Contrata trabajadores remotos sin importar el lugar

Con Deel puedes contratar y pagar talentos internacionales sin las complicaciones de la legislación laboral local. Expande tu equipo. 

Conoce más con un Demo

¿Cuáles son las características que debe tener un trabajador remoto?

Ante el aumento de trabajadores remotos, que evidentemente llegó para quedarse, aparecen nuevas características a tener en cuenta para el correcto desempeño. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Te las contamos a continuación!

La autonomía.

Como mencionamos, en algunas ocasiones la figura de un líder es imprescindible, sobre todo en los procesos de adaptación. Pero cuando hablamos de cualidades personales, como trabajador remoto debes ser autosuficiente. 

Debes ser capaz de enfrentar distintas situaciones y complicaciones, sin necesidad de recurrir a una figura en concreto. Esto implica independencia, ser responsable de tu desarrollo profesional (formación laboral y educativa), como también de la organización y los métodos que potencien la calidad de tu trabajo.

Motivación.

Pasar los días sumergido en las pantallas y aplicaciones móviles es agotador. A veces cuesta trabajo arrancar y puede que te quedes con la mente en blanco. Si quieres ser un trabajador remoto con éxito, la capacidad de estimular tus ánimos es necesaria para concretar la actividad laboral diaria.

Es normal recibir influencias externas que terminan distrayéndote de tu quehacer, pero la motivación es un estímulo interno al que debes alimentar. Con predisposición y una serie de objetivos, tu desarrollo laboral se mantendrá viento en popa.

Contar con autodisciplina.

En línea con la motivación, la autodisciplina puede ser un gran aliado para evitar que tu trabajo se descarrile. Ya no tienes la supervisión y la mirada de tu jefe y/o quien se encarga de guiarte, ahora estás por cuenta propia.

Lo que requiere de voluntad, pero también de autocontrol. Es importante que respetes los plazos y tiempos de entrega sin descuidar la calidad que te exigen.

Organización y productividad.

La gestión del tiempo entrena tu capacidad para seleccionar y priorizar las tareas, teniendo en cuenta los objetivos y logrando una rutina que sea efectiva, pero también le hace bien a tu salud mental.

En este sentido, no es un mito que ser un trabajador remoto te ofrece mayor flexibilidad y libertad, pero para poder gozarla completamente, es necesario saber conducir el tiempo como nadie. Una gran cualidad que es muy valorada en las empresas.

Manipulación digital.

El trabajo remoto requiere que tengas tus competencias y habilidades digitales al día. Si quieres ser un trabajador cualificado, debes mantenerte actualizado con las herramientas y seguir las tendencias. 

Y si, por el contrario, no puedes manipular fácilmente las nuevas tecnologías, no te preocupes. Lo que te hace exitoso es la capacidad de poder adaptarte a lo novedoso, y con lo que te topas a lo largo del camino. Recuerda que el trabajo remoto está inmerso en un mundo de innovaciones y pleno crecimiento.

Saber cómo comunicarse.

Un elemento imprescindible de la modalidad remota de trabajo es la comunicación para tratar de que cada misión y proceso se realice de la mejor manera posible. Son comunes las videollamadas y la interacción con e-mails o mensajes por vías más instantáneas. 

Pero, sin importar la plataforma o si es una comunicación oral o escrita, tienes que saber cómo plantear y comunicar lo que tratas de decir. 

Los malentendidos son mucho más frecuentes en la virtualidad, por eso, saber ordenar tus ideas y elegir las palabras adecuadas para su correcta comprensión, hacen a un buen trabajador remoto. También logras mantener el flujo de trabajo.

Saber adaptarse al cambio.

Este entorno está en constante evolución, por eso no hay que descartar los cambios que puedan producirse en la transformación digital. La adaptabilidad es necesaria para que puedas responder a las necesidades que surgen y desarrollar ideas que vayan en consonancia.

Sin embargo, los objetivos no tienen porqué verse alterados. Con habilidad puedes adecuar las herramientas digitales y los cambios que se produzcan dentro del mismo ecosistema, a la concreción de los objetivos. El trabajo remoto te da la posibilidad de aprovechar todo lo que tienes a tu alcance.

Estamos en lo cierto cuando decimos que el futuro es remoto. Tal como lo demostró la consultora de investigación IT estadounidense, Gartner. En 2019, el 19% de los empleados en todo el mundo teletrabajaba. Estiman que, a finales del año 2021, lo hará un 32%. Para 2022, prevén que el 31% de todos los trabajadores del mundo trabajen en entornos híbridos y totalmente remotos.

El mundo post-pandemia luce 100% digital y tú, ¿opinas lo mismo?

Si quieres construir un equipo remoto de Alto Desempeño, Deel es una plataforma que provee la posibilidad de gestionar fácil y ágilmente el papeleo y pagos que debes realizar para contratar y escalar tu equipo, sin necesidad de conocimientos legales o de divisas. ¿Quieres saber de qué se trata? ¡Regístrate ahora!

Deel hace muy simple el crecimiento de los equipos remotos e internacionales.
¿Estás listo para empezar?

+

Países

+

Clientes

+

Firmas legales

+

Monedas